Elevan seguridad en Puebla tras agresión a la milicia.

Después de la agresión que el pasado lunes sufrieron elementos del Ejército Mexicano que resguardaban una bodega con objetos robados, el municipio de Acajete vivió este martes una jornada entre tensión y calma.

Tras los hechos de violencia, agentes de diversas corporaciones federales y estatales reforzaron la seguridad en la zona.

El secretario General de Gobierno, Fernando Manzanilla Prieto, negó ingobernabilidad en el municipio, donde la tarde del lunes un grupo de habitantes se enfrentó con elementos del Ejército Mexicano que mantenían resguardada una bodega llena de objetos decomisados de robos en carreteras y a ferrocarriles.

El funcionario morenista aclaró que quienes se enfrentaron a los militares no fueron ciudadanos, sino personas que sirven a la delincuencia organizada para entorpecer las acciones oficiales.

Los hechos ocurrieron en la comunidad de Apango de Zaragoza, donde la turba intentó recuperar la bodega que era custodiada por efectivos castrenses.

Docenas de habitantes de esta comunidad videograbaron su confrontación con los efectivos militares, a quienes insultaron y luego agredieron con piedras y palos. En las grabaciones se escuchan detonaciones de armas, las cuales, de acuerdo con la Secretaría de Seguridad Pública del estado, provinieron de los inconformes.

Primero, los militares trataron de contener las agresiones físicas y luego se mantuvieron sin responder el fuego. La bodega había sido asegurada el pasado domingo en un operativo especial de combate al robo de trenes.

Manzanilla manifestó que se trató de una reacción aislada y aseguró que el gobierno de Miguel Barbosa Huerta (Morena) trabaja en la desarticulación de grupos delincuenciales, aunque ello llevará tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *