En la precariedad inician clases escuelas de Chilpancingo

Son construcciones madera y lámina galvanizada.

Bernardo Torres.

Al menos dos planteles educativos, que albergan una Escuela Primaria y una Telesecundaria iniciaron clases este martes en construcciones improvisadas con madera y lámina galvaniza, que padres de familia han aportado a fin de que sus hijos no se queden sin estudiar.
Tal es el caso de la Escuela Primaria Bilingüe “Conecticalli”, ubicada en la Colonia Las Torres, a unos metros del Palacio de Gobierno del Estado, que alberga a unos 80 alumnos por los seis grados, que son atendidos por tres maestras, así como un apoyo de USAER y uno más de Educación Física.
Esta escuela ya cuenta con dos aulas que recientemente construyó el Gobierno del Estado, pero es insuficiente para recibir los seis grupos, no cuenta con áreas administrativas, no tiene barda perimetral, drenaje, ni agua potable, por lo que definitivamente no pueden ser utilizadas.
Honorina Garduño García, directora encargada de la escuela, dijo que están en pláticas con los padres de familia, para ver si habilitan aulas de madera, o si instalan unas aulas ecológicas que les fueron donadas, para que ya empiecen a instalarse en sus nuevas instalaciones.
Por lo pronto seguirán tomando clases en lo que anteriormente era una bodega que tiene grandes espacios descubiertos donde se filtra el agua, y el viento que ha dañado el poco material didáctico y libros que han llegado a la escuela, y que hacen imposible tomar clases cuando está lloviendo.
La directora, informó que ha hechos las solicitudes correspondientes a la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado de Chilpancingo (Capach) y ante el Instituto Guerrerense para la Infraestructura Física Educativa (IGIFE), para obras de agua, drenaje, barda perimetral y aulas.
En una situación similar se encuentra la Escuela Telesecundaria “Gabriel García Márquez”, ubicada en la colonia “El Nuevo Mirador”, asentamiento donde fueron reubicados damnificados por los fenómenos meteorológicos “Ingrid” y “Manuel” en 2013, a quienes se les ha incumplido con la construcción de escuelas, como era el proyecto original.
La escuela también está construida de madera y lámina galvanizada, y de acuerdo con el director, Joel Estrada Romero, todo han sido aportes de los padres de familia “las autoridades no han aportado nada”; incluso la lluvia de la madrugada de este martes desprendió parte del techo y mojó libros y material didáctico.
El plantel conformado de alrededor de 50 alumnos y cinco docentes, acaban de lograr la asignación de su clave, y ahora les toca iniciar las gestiones para la construcción de aulas, barda perimetral y techado de cancha.
Desde hace meses dijo, han buscado ingresar a programas federales para adquirir material, equipo de cómputo, pizarrones, construcción de edificios o incluso la asignación de más personal, pero aún no lo han logrado.
Las instalaciones actuales, donde este martes iniciaron clases, están en la parte alta del Fraccionamiento, rodeado de maleza y con pisos de tierra, que dificultan cualquier actividad física, por lo que hicieron un llamado a las autoridades a responder sus solicitudes a la brevedad posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *